Cuentanos tus Experiencias

En LaserStop, queremos compartir con todos vosotros las experiencias de personas que se han sometido a nuestros tratamientos. Si tú también quieres compartirla con todos nosotros puedes enviarnos un correo electrónico a hola@laserstop.es o puedes publicarlo tú mismo en nuestras redes sociales Facebook y Twitter


  • Mª Del Mar, de 34 años:“Llevaba fumando desde hace 16 años”. Cada vez que encendía un cigarro una sensación de angustia se apoderaba de mi cuerpo porque sabía y era consciente de lo dañino que era. No me sentía bien fumando rodeada de personas que no lo hacían. Una amiga me informó del método LaserStop Tabaco para dejar de fumar, solicité información y me hicieron un estudio personalizado para comprobar mi nivel de adicción. Me sometí a tres sesiones, ya que mi adicción era de las más potentes. De esto hace más de un año y no hay día que pase que no agradezca a este profesional equipo lo que ha hecho por mí.

  • Antonio Luis, de 55 años:“El día que el médico me comunicó la noticia, que tenía una herida en el pulmón, se me cayó el mundo encima”. Era conscientes que tenía que dejar de fumar o la cosa se iba a poner muy, pero que muy fea. Los que hemos sido fumadores siempre creemos que podemos dejarlo cuando queramos, y más si nos dan este tipo de noticia. Pues bien, nada más lejos de la realidad. Por más que me lo propuse no pude, y la ansiedad que me estaba generando me hizo incluso tomar medicamentos para controlar la ansiedad y el estrés. Navegando por la red, me encontré con testimonios de ex-fumadores que se habían sometido a la terapia láser para dejar de fumar. Me informé en varios centros, pero me decidí por LaseStop porque ofrecían a su vez un tratamiento anti estrés. No puedo más que agradecer por que mi vida cambió y mi salud cambió desde el primer día que comencé el tratamiento.

  • Susana, 42 años:“Mi adicción al tabaco venía unida a una adicción incontrolable por la comida, durante varios años entré en un círculo vicioso de ansiedades”. No me encontraba cómoda con mi cuerpo y por tanto esto me generaba un estrés que intentaba combatir encendiéndome un cigarrillo. M esentía inferior al resto y con esta sensación me quedé encerrada en casa, limitándose mi relaciones osciales a ver televisión y navegar por Internet. Y fue así, viendo la televisión, como me enteré que había un tratamiento basado en la laserterapia que ayudaba a reducir y controlar las ganas de comer con su consecuente pérdida de peso. Cual fue mi sorpresa que al informarme sobre este tratamiento me comentaron la posibilidad de recibir el método LaseStop Tabaco. Así que maté dos pájaros de un tiro y eliminé mis dos adicciones. He vuelto a ser otra y a tener ilusión, arreglarme, salir con mis amigos ¡Incluso he encontrado pareja!.